Cuando deciden por ti

Dicen que la familia debe estar contigo en las buenas y en las malas, y la mía lo estuvo pero aún no sé si en verdad estuvieron conmigo o sólo lo hicieron por ellos. Todo comenzó con la terrible espera de que llegara mi periodo menstrual. Llevaba una semana de retraso cuando comencé a pensar que algo no iba bien y que quizá haber tenido relaciones con mi novio había tenido consecuencias.

Por un momento no quise pensar en eso y me enfoque en mejor ponerme al corriente en la escuela, pero en realidad no podía hacerlo la duda era más fuerte. Así que le conté a mi mejor amiga y ella me acompañó a comprar una prueba de embarazo, para esa fecha ya llevaba dos semanas de atraso.

La prueba sólo confirmó mi sospecha, estaba embarazada y sí sentí que el mundo se me venía encima, no sabía que haría, que pasaría después. Lo primero que pensé fue decirle de inmediato a mi novio, le envíe un mensaje donde le contaba lo que pasaba. Para mi sorpresa la respuesta que recibí de su parte fue simplemente increíble, puso en duda que en realidad fuera de él y de inmediato me dijo que no contaría con su apoyo. Esto fue muy duro para mí y no pude evitar romper en llanto.

Mi madre se percató y me preguntó que ocurría, en ese momento estaba tan vulnerable que simplemente le conté todo. Pensé que me enfrentaría a su furia, sin embargo, la reacción fue diferente, no es que no estuviera molesta, por supuesto que lo estaba, pero creo que su preocupación era más por lo que pasaría después. Y así sin preguntarte sólo dijo “tienes que ir a abortar”.

Me sorprendió mucho su firme decisión, tomó el teléfono para hablarle a una tía, no escuché qué le dijo pero al poco tiempo ella estaba en casa con nosotras, me preguntaron si sabía cuánto tiempo tenía, yo sólo podía decirles que llevaba dos semanas de retraso.

Mi tía me dijo que me preparara porque al día siguiente iríamos a una clínica a terminar con la situación. Esa noche no pude dormir, no sabía si lo que estaba a punto de pasar era lo correcto, y ¿si yo quería tener a ese bebé y mi familia ya había decidido por mí? En el fondo sabía que lo mejor era el aborto, mi familia no es de grandes recursos, yo estaba estudiando, mi novio no me apoyaba, y aunque fuera lo mejor quizá sólo quería que me hubieran tomado en cuenta para la decisión.

Al día siguiente fuimos a una clínica, me dieron unas pastillas y dijeron que con eso sería suficiente, que aún estábamos a muy buen tiempo, y entonces así, sin pensarlo más todo terminó.

Esta entrada fue publicada en Aborto Inducido y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario