No importa quién seas siempre te van juzgar

Una de las mayores preocupaciones de las mujeres que abortan es el famoso “que dirán” y es que aún seguimos actuando con base en los estereotipos sociales, la gente se siente con el derecho de opinar sobre la vida de todas y las acciones y decisiones que toman y no importa si eres una persona profesional exitosa o una joven que apenas está haciendo sus estudios, siempre habrá alguien que te juzgará, tal es el caso de dos jóvenes muy diferentes entre sí pero que tuvieron que enfrentar el mismo problema. Conoce su caso y qué hicieron para superarlo.

A la primera de ellas la llamaremos Andrea, un mujer joven que sabía muy bien lo que quería en la vida y que siempre luchaba para lograrlo, era muy admirada por su familia, ella había terminado sus estudios e ingresado a un trabajo que le daba muchos logros, pero como nunca se conformó por las noches estudiaba una especialidad, sin duda su vida era muy ajetreada, entre el trabajo y la escuela no tenía mucho tiempo libre.

Sin embargo, aún así se las arreglaba para salir con sus amigos. Pero de repente un día su vida cambiaría por completo, había comenzado a sentirse mal y decidió acudir al médico para una revisión, ella creía que se trataba sólo de estrés pero cuál fue la sorpresa cuando le informó que estaba embarazada, ella no entendía cómo era posible si tomaba la pastilla anticonceptiva.

La otra chica es Alejandra, una estudiante que apenas había iniciado la preparatoria, ella había vivido momentos difíciles sus padres estaban separados y su madre acostumbraba llevar hombres a la casa, ella prefería estar en cualquier lugar menos en su hogar. En la escuela conoció a un chico que la hacía sentirse bien y decidieron comenzar su vida sexual, lamentablemente no todo salió bien y a pesar de usar condón ella quedó embarazada.

Al recibir la misma noticia, cada una decidió contarle a personas de su confianza, Andrea le contó a su hermana y Alejandra a su amiga, ambas se llevaron la sorpresa de que fueron juzgadas, por su parte Andrea fue fuertemente criticada, su familia no entendía como alguien con tantos estudios y tan preparada podría cometer tal acto y Alejandra fue juzgada ya que sus amigas creyeron que lo había hecho a propósito para salir de la situación familiar.

Y aunque ambas mujeres podrían parecer muy diferentes entre sí, tomaron la misma decisión, acudir a realizarse un aborto, ambas fueron solas porque no contaron con el apoyo de nadie, al llegar a la clínica fue donde se conocieron y se dieron cuenta que no eran tan diferentes, ahora ellas son amigas y la relación con sus familias no volvió a ser la misma, pero aprendieron a tomar la decisión por sí mismas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario