Aborté cuando tenía 18 años y hoy tengo una hermosa familia

Esta es la historia de una mujer que vivió la experiencia de quedar embarazada cuando aún era muy joven y hoy nos cuenta cómo es su vida 20 años después. Su nombre, al igual del que muchas, ha sido omitido por decisión de ella pero su relato es tan enriquecedor que no importa si no tiene nombre porque al final seguramente más de una mujer se verá identificada.

Al igual que muchas mujeres jóvenes se encontraba experimentando su sexualidad, lamentablemente su vida no había sido fácil y no contaba con un apoyo y orientación sobre el tema ya que su mamá había fallecido cuando ella apenas tenía unos meses de edad y su papá la había abandonado con su abuela junto con sus otros tres hermanos.

En ese momento ella estaba terminando de estudiar la preparatoria cuando mantuvo relaciones con su pareja sin protección y producto de ello quedó embarazada, en un primer momento no sabía qué hacer, pero si de algo estaba segura era que no quería tenerlo ya que no se sentía preparada y no contaba con los recursos para mantenerlo ya que en ese entonces vivía con una de sus hermanas.

Ante la situación ella se decidió contarle a su hermana, quien la apoyó en todo momento en su decisión además de ayudarla a buscar un lugar dónde poder practicarse el aborto ya que en ese tiempo era una práctica ilegal. Por recomendación de una vecina acudieron con un médico que realizaba la interrupción del embarazo.

Afortunadamente para ella todo salió bien y no hubo complicación alguna, por lo que pudo continuar con su vida, meses después ingresó a la universidad para estudiar una carrera y lograr sus sueños.

Años más tarde ella encontró una pareja y decidieron iniciar una familia, la primera vez que se embarazó tuvo complicaciones y perdió al bebé, ella lo atribuyó en un principio a que había tenido un aborto tiempo atrás, sin embargo, el médico le indicó que eso no era el problema. Un año después se volvió a embarazar y pudo tener una hermosa hija y en el año siguiente tuvo otro hijo.

Actualmente ella vive con su pareja y sus dos hijos a quienes les pueden brindar todos los cuidados que requieren. Asegura que no se arrepiente de su decisión porque ahora puede tener la familia que siempre soñó y agradece el apoyo que recibió de su hermana.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario