¿Cómo aceptar cuando las cosas no son para ti?

A veces la vida es demasiado dura, demasiado complicada y hasta un poco sarcástica. Cuando era más joven, mi actual esposo y yo nos cuidamos al máximo para no tener hijos porque no era nuestro momento, los dos queríamos estudiar, trabajar unos años y tener un patrimonio para darle una vida estable y cómoda a nuestros hijos.

Ambos terminamos nuestras carreras y comenzamos un negocio juntos. Al principio todo era complicado, no teníamos los ingresos que queríamos y seguíamos postergando la llegada del bebé, con pastillas anticonceptivas, método del ritmo y preservativos, incluso un par de veces toé la píldora del día siguiente y cuando dejé las pastillas me inyecté por un par de años.

A mis 25 años ya había tenido la boda de mis sueños y el negocio empezaba a despuntar: llegaban los clientes y empezamos a contratar personal, todo iba bien, me dedicaba más tiempo a mí misma y a mis amigas. Pagamos una casita entre los dos y la amueblamos muy lindo, a nuestro gusto.

Ya llegando a los 30 me consideraba una mujer exitosa, con un matrimonio estable y sólido y creímos que era momento de dejar de cuidarnos para evitar la paternidad, así que mi ginecólogo me mandó un tratamiento detox, vitaminas y una dieta más sana para preparar mi cuerpo para un embarazo.

Cuál sería mi sorpresa cuando un año después quedé embarazada y, sin motivos aparentes perdí a mi bebé a los dos meses de embarazo… seis meses después pasó lo mismo: dos abortos espontáneos en un año. Teniendo relaciones dos o tres veces por semana, ahora no conseguimos concebir a pesar de que ambos estamos sanos y nos hemos hecho estudios.

Tengo miedo de que me deje mi marido, a mis 32 años no puedo quedar embarazada y lloro cuando mis amigas tienen bebés, siento que el tiempo se me acaba y no sé qué hacer. Incluso tengo miedo de volver a quedar embarazada y abortar, ya que son situaciones que no le deseo a nadie, pensar que esta vez sí se hará realidad tus sueños de tener una familia y no conseguirlo y que mi esposo cargue a los sobrinos con tanto amor y no poderle dar el hijo que anhela me llena de enojo y miedo de que  busque a otra que sí pueda darle la felicidad de un bebé.

¿Cómo puedo aceptar que tener un hijo tal vez no sea para mi?

Esta entrada fue publicada en Aborto Espontáneo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario