26 años y dos abortos

Acabo de cumplir 26 años y hace un par de meses me enteré de que estaba embarazada por segunda vez; cuando volví a ver que el test salía positivo me quería morir. Hace tiempo sufrí un aborto espontáneo y decidí borrar de mi cuerpo todo deseo por volver a ser mamá, ya que fue una experiencia traumática que no quiero recordar.

A pesar de no querer tener hijos y contra todos los pronósticos de mis tías y abuelas, tengo una pareja estable desde hace 1 año, los dos tenemos nuestros títulos profesionales y trabajamos. Estamos en nuestro mejor momento porque viajamos, nos compramos ropa y comemos fuera siempre que se nos antoja.

Aunque nunca he sido fan del aborto no me arrepiento de haberlo hecho porque siento que fue lo que tenía que hacer.

Busqué en internet opciones, hierbas, ejercicios remedios caseros; cuando tuve el primer aborto me pusieron pastillas de misoprostrol por vía vaginal y ese método me aterraba volver a utilizarlo, pero me enteré de había un método sublingual. Mi pareja y yo investigamos y nos pareció que era una buena opción.

Me dijeron que me debía hacer una eco para confirmar las semanas y pero no quería ver al embrión, me daba miedo y tristeza verlo pues yo quería abortar y tenía miedo de arrepentirme si lo veía. Me parece tan injusto tener hijos que no se quieren, sobre todo después de ver noticias de niños que dejan abandonados porque no los quieren.

Total que por la noche me puse las 4 patillas sublinguales, aunque empecé a sentirme súper asustada y mi pareja me decía que tenía que estar tranquila porque los síntomas de acentúan si estás muy nerviosa; aún no se disolvían pero empecé a sentir un pequeño dolor en el útero y escalofríos hasta que se disolvieron completamente, cuando empecé a sangrar. Después tuve más escalofríos, dolor de estómago y un sangrado leve; todo el rato estuve tomando mucho líquido porque las pastillas me dieron mucha sed y la garganta me ardía. Después de 1 hora me empezaron a salir coágulos y creí que era todo, estuve a punto de no tomar las demás dosis, pero leí que es súper importante tomar la dosis completa para que se asegure el aborto.

Después tuve dolores uterinos fuertes pero soportables hasta que sentí que algo duro venía bajando, era algo gris y desagradable. Con la 3ra dosis tuve un sangrado exagerado, con coágulos enormes, al grado de que manché 6 toallas nocturnas en 3 horas. Pero después de esto, el sangrado disminuyó.

Nunca me sentí mal ni pensé en ir a urgencias, tal vez lo que hice estuvo mal pero no me arrepiento, sólo agradezco no haber salido lastimada debido a la interrupción.

Esta entrada fue publicada en Aborto Inducido. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario